Uso práctico de los colores complementarios

¿Para qué sirve aplicar colores complementarios/opuestos?

Fundamentalmente para crear máximos contrastes de color. El contraste es lo que hace que un objeto se destaque del fondo o de su alrededor.

Así como también para darle sombra a los objetos. Es decir si tienes un objeto naranja, el complementario seria un azul intenso para las sombras. Esta técnica produce una pintura colorida. Los artistas del Postimpresionismo como Van Gogh y Gauguin pero, sobre todos los posteriores como Derain, Matisse, Vlaminck, hicieron de esta norma un estilo de pintura: el FAUVISMO (1904-1908) fue un movimiento pictórico francés caracterizado por un empleo provocativo del color.)

matisse fauvismo

Henri Matisse: Habitación roja o Armonía en rojo

El rojo lo combina con su complementario, el azul, presente en las flores del mantel , ya que los fauvistas eran expertos conocedores de la Teoría del Color, y Matisse conocía que contraponiendo dos tonos complementarios el resultado óptico resaltaba mucho más la fuerza de la paleta tonal de la obra.

 

En el impresionismo ya se veia venir este revolucionario método para aplicar contrastes y sombas:

Monet: Urraca

la-urraca-monet

La sombras son azules por su relación con la nieve y el hielo. Monet pintaba las sombras con los colores complementarios. Violetas y azules como contrarios a amarillos y rojizos.

De que color se pintan las sombras?

Algo muy importante a lo hora de pintar es apreciar los claros y oscuros ya que dan la profundidad o el efecto de espacialidad en una obra, la ubicación de los objetos en el espacio.

Entonces aprendemos a observar los colores, texturas y formas de cada objeto que nos rodea, poniendo un foco de luz que los ilumine y con la misma luz natural dirigida hacia ellos.
Los objetos reciben luz y sombras por defecto. Generando sombras propias del objeto, con luz reflejada sobre la sombra + sombra proyectada. Esta última es la sombra que genera el objeto sobre las superficies y otros objetos.
sombras

Hay distintas maneras de pintar las sombras:
Sombras con variación en el tono del color del objeto: Una vez tengas el color del objeto principal, puedes usar una variación en el tono del color, usa tonos más oscuros para pintar las sombras. Este tipo de sombras no son negras, son tonos oscuros de un color especifico, en algunos casos pudieran parecer negro, pero realmente es una modificación del color del objeto.
Sombras utilizando variaciones azuladas: utilizar tonos de azul oscuro es otra opción para pintar las sombras. Por lo general usados en paisajes al aire libre por un tema de atmósfera si el día esta despejado. Muchas veces también es utilizada en escenas nocturnas, en donde los tonos azulados predominan para crear un efecto de penumbra o de poca luz. En algunos casos el tono del azul es tan intenso que pudiera parecer negro.
Los colores complementarios para las sombras: otra opción más colorida es utilizar el color opuesto en el círculo cromático para pintar las sombras. Es decir, si tienes un objeto amarillo, el complementario seria un violeta para las sombras. Esta técnica fue muy usada a finales del impresionismo, fauvismo, expresionismo.
Luces frías, cálidas sombras: por lo general en la pintura realista se suele aplicar la siguiente fórmula: si las luces son cálidas en el dibujo las sombras deben de ser frías y si las luces son frías, las sombras deben de ser cálidas
Tengan en cuenta que las sombras no son todas del mismo color sino que se adaptan al color de los materiales, Más la suma del color de la propia luz e incluso la suma de los otros colores que reflejan su luz.

Si se hace una sombra de modo irracional o se pinta una sombra deformada, la psicología humana está preparada para detectar la separación con la realidad. Por supuesto, son decisiones del artista hacer las sombras más o menos realistas, para que sean más expresivas por un motivo determinado.

Colores Cálidos y fríos

Otra particularidad que se le suma al tema de los colores, es la sensación de calidez o frío que nos transmiten.

Existen en la naturaleza y en las obras de arte colores alegres y vitales, activos y estimulantes. Se siente en esos colores, la presencia de un principio vitalizador que los vincula al sol, a la alegría, ala salud, a la luz, a la fuerza. Y existen también, por lo contrario , otros colores que son particularmente sedantes, tranquilizadores, apaciguadores, serenos, apacibles.

Hacen pensar, estos colores, en las sombras, en las aguas, en el cielo, en ciertos aspectos de la serena naturaleza vegetal. En el lenguaje técnico de los artistas llamase cálidos a los primeros y fríos a los segundos.

  • Los colores cálidos abarcan – en el círculo cromático del amarillo al violeta rojizo- : toda la gama de los amarillos, los naranjas y los rojos.
  • Los colores fríos del amarillo al azul violáceo – :  toda la gama de los azules, los verdes, y los violetas.

El amarillo y el violeta, en si, se hallan en el limite de los fríos y de los cálidos y se inclinan hacia unos u otros según sea su matización hacia la zona de los azules o los rojos. El rojo y el naranja son los colores mas cálidos y el azul y el violeta los mas fríos.

Una particularidad importante de los colores cálidos y fríos es la que se vincula con su propiedad de proporcionarnos ciertas sensaciones de tamaño y de distancia. Los colores calidos agrandan y acercan los objetos, es decir, nos proporcionana la ilusion de que los objetos son mas grandes y se hallan mas cerca de nosotros. Se los califica por eso , en pintura, los colores salientes. Los fríos, en cambio, empequeñecen y alejan las cosas, por lo tanto son entrantes.

En particular el amarillo es mas saliente que el anaranjado, y éste más que el rojo. El violeta es más penetrante que el azul y más que el verde. Un blanco es más entrante o saliente según se halle más o menos matizados de fríos o de cálidos.